La posición de dominio


La legislación en materia de competencia, especialmente la Ley de Defensa de la Competencia y la Ley de Competencia Desleal, persiguen el abuso de posición dominante de una empresa en un mercado determinado.

El sector agroalimentario, primario y secundario, en su relación con el sector de la distribución, apela a que éste tiene una posición de dominio en base a su mayor grado de concentración empresarial. La distribución, por su parte, aún reconociendo que su concentración es mayor que la existente en la industria y en la agricultura, considera que dependiendo de los productos y de los canales es muy difícil demostrar que los supermercados y los hipermercados gozan de una posición de dominio. A nivel macroeconómico, la distribución de alimentos frescos se reparte en España casi a partes iguales entre las tiendas especializadas (fruterías, carnicerías y pescaderías) y la distribución organizada (hipermercados, supermercados y tiendas descuento). Mientras que en el caso de la distribución de alimentos envasados la distribución tradicional sólo vende alrededor del 20% de los alimentos.

La polémica está servida. La casuística es casi infinita. Miles de productos frescos y envasados distribuidos a través de múltiples formas de comercialización.

Cuando los agricultores y la industria alimentaria quiere denunciar alguna conducta prohíbida desde el punto de vista de la competencia tienen que hacerlo argumentando que su comprador tiene posición de dominio y abusa de ella.

Y ahí es donde está la clave. No sólo hay que tener posición de dominio (lo que es perfectamente legal) si no abusar de ella.

Tal y como está definida la posición de dominio en la legislación es difícil encontrar casos donde el poder de una empresa supere, para un determinado producto, una cuota de mercado superior al 20-30%. Por lo tanto, nos encontramos con el primer problema. Si a esto le añadimos que es casi imposible que el denunciante aporte pruebas contra el denunciado por posibles represalias, nos encontramos en una situación difícil de corregir.

Ahí están los dos problemas. Por un lado, ser capaces de demostrar la posición de dominio y, por otro, determinar que esa empresa ha abusado por el hecho de tener esa posición.

Anuncios

Me gustaría conocer tu opinión....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s